sábado, 10 de marzo de 2018

[Ensayo] Variación de las responsabilidades ciudadanas según el contexto social

El hombre, por naturaleza, necesita de la comunicación y ayuda de los demás. Aunque a muchos les incomode admitirlo; exigimos un líder que nos guíe, y nos sometemos bajo el yugo de un sistema. Claro que existen casos aislados; individuos que están satisfechos nada más que con su propia compañía, pero deben bajar la mirada ante la abismante sociedad que nosotros mismos hemos construido.

Nosotros creamos las constituciones, las leyes y la economía. Los castigos para quienes ponen en riesgo nuestro sistema, y los premios para quienes aportan en ésta. Lo que es comúnmente conocido como “el ejercer ciudadano” varía según la percepción de cada país, de cada civilización. Ahora nos parece algo abismante las diferencias culturales que pueden existir entre nuestra nación y una muy alejada, pongamos a la justicia como ejemplo: ¿Un juez occidental vería el Sharia -o ley islámica- como algo justo, donde a un ladrón se le corta la mano y se le castiga a un homosexual?, es algo muy improbable. Pero en algún momento de nuestra evolución, debió existir el punto muerto en donde las leyes y responsabilidades abandonaron su subjetividad y se transformaron en algo universal.

Ahí es cuando las teorías de la evolución socio-cultural entran en el juego. El libro “Una herencia incómoda” de Nicholas Wade toca muy bien este tema. Afirma que: “La sociabilidad también está grabada en nuestros circuitos neurales (...) Entre estos se cuenta una tendencia a seguir las normas y un impulso a castigar a los demás cuando no las hacen...”

Photo by Mike Chai from Pexels https://www.pexels.com/photo/time-lapse-photography-of-people-walking-on-pedestrian-lane-842339/ 

 Pero debe existir algo muy conveniente para vivir en una comunidad y acceder a cumplir sus normas, de lo contrario, las sociedades no existirían. El ciudadano debe ganar algo a cambio, y cuando esto sucede, puede confiar en los demás miembros de su grupo, y a la vez, estar preparado para desconfiar en los que están fuera de este. Ahí es cuando se trazan las líneas que dividen a las naciones. 
Es por eso que las responsabilidades ciudadanas son el motor de cada nación. Pero varían según el tiempo, y el contexto socio-cultural. En la era del feudalismo monárquico, por ejemplo, las responsabilidades de un ciudadano eran simples: Trabajar en los campos de tu señor feudal, para así beneficiar al rey y a las demás castas superiores, y a cambio, obtener el derecho de alimentarte con una pequeña porción de tu cosecha, además de un lugar en donde pasar la noche. Claro que los tiempos han cambiado mucho desde entonces, y ya no pertenecemos a un sistema tan tiránico como ese.

En las sociedades modernas, nuestro derecho más importante en cuanto a términos políticos se refiere, es el derecho a voto. La democracia es un caso curioso, pues constituye un derecho y a la vez un deber, una suerte de punto de equilibrio.

Las responsabilidades también pueden variar según cada ciudadano; ya sea por los cargos públicos que ocupa, su nivel de importancia dentro del sistema, su estatus, etc. Pero todas giran en torno al eje de la constitución de su país.

Por sobre todo, las responsabilidades ciudadanas pueden resumirse en el respeto mutuo; algo esencial para mantener a una nación estable.

Por todo lo dicho anteriormente, el ejercicio y las responsabilidades ciudadanas son los dos pilares que levantan a una sociedad. Pero al basarse en una tendencia ética y moral, siempre será subjetiva, y cambiará a lo largo del tiempo.

2 comentarios:

  1. Amigo, debes saber que es un ensayo antes de ponerte a escribir a lo loco.

    Suerte con tu trabajo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tu crítica amigo, aunque me gustaría que me aclararas que entiendes por escribir "a lo loco". Un saludo.

      Eliminar